enero 28, 2018

TEST DE INFLAMACION ALIMENTARIA

Como bien sabrás la intolerancia a alimentos, como común y erróneamente se la conoce, es una realidad cada vez más extendida. Sin embargo el verdadero problema se llama inflamación alimentaria.

Pero, ¿qué es exactamente y por qué puede estar afectándote? Es posible que con cierta regularidad sientas dolores de estómago, tengas malas digestiones, te duela la cabeza o sientas picores o molestias en la piel. Pues bien, todos estos síntomas pueden estar siendo provocados por algunos alimentos que consumas habitualmente.

 

Durante miles de años el cuerpo humano ha ido evolucionando aprendiendo a conocer y tolerar los alimentos de una forma natural. Sin embargo, existen algunos que pueden estar provocando efectos adversos en tu cuerpo de los que desconoces el origen, hasta ahora.

 

Un enfoque diferente

Es importante tener en cuenta que padecer inflamación alimentaria no significa tener que renunciar a esos alimentos que la están provocando sino más bien reeducar a nuestro organismo para que vuelva a tolerarlos progresivamente y que formen parte de nuestra dieta habitual sin que nos afecten de manera negativa.

intolerancia-a-alimentosHasta el momento y con las técnicas que existían en el mercado la única solución era eliminar permanentemente esos alimentos que estaban provocando la inflamación por creer que de alguna manera esa “intolerancia” venía determinada genéticamente sin prestar atención al verdadero problema, la inflamación alimentaria, una situación reversible que puede solucionarse fácilmente gracias al sistema Biomarkers. Por lo tanto, la intolerancia a alimentos como se la conoce actualmente ya no tiene cabida en el campo de la medicina.

Gracias al diagnóstico ofrecido por esta técnica y la posterior dieta de rotación propuesta (sin exclusión de alimentos) es posible reeducar al organismo de la misma manera que el destete infantil para recuperar la tolerancia a los alimentos que en un principio nos estaban provocando inflamación y así dejar a un lado la falsa creencia de que la solución es renunciar a una dieta rica, variada y equilibrada.

Por otro lado la inflamación alimentaria también puede afectar de manera notable si ya padeces alguna enfermedad como trastornos digestivos, artritis o dolores recurrentes, dermatitis, problemas de circulación, migrañas, control de peso, hipertensión arterial o trastornos del ánimo. El hecho de sufrir inflamación al mismo tiempo que se padece alguno de estos problemas puede hacer que el impacto sea mucho mayor por lo que la recuperación de la tolerancia a esos alimentos que nos están afectando es aún más importante.

                             Curar, no eliminar 

Di adiós a la intolerancia a alimentos y conoce exactamente qué es lo que está provocando que sientas diversos síntomas adversos en tu cuerpo. Eso sí, no renuncies a nada, cúrate sin medicación.